Hideo Hub

Todos los días oímos, los salarios bajos, el alto índice de paro, no vamos a tener pensiones de aquí a unos años…. Vemos y oímos tertulias, donde todo el mundo se queja y las soluciones que exponen, son conocidas y antiguas, pero nos agarramos a ellas como un mantra, porque desconocemos que nos deparará el futuro, y ya se sabe,…, “más vale lo malo conocido, que lo bueno por conocer”. Aunque sabemos que las cosas ya no van a ser iguales y las fórmulas no van a ser las mismas, seguimos insistiendo en soluciones obsoletas. Reconózcamoslo, es hora de mentalizarnos de verdad, de que el cambio está aquí y se va a quedar y pongámonos manos a la obra, el futuro del empleo irá acompañado de importantes desafíos. Entre ellos, hacer compatible la flexibilidad que demandará el mercado con los derechos de los trabajadores.

La revolución industrial sentó las bases de la división del trabajo que ha llegado a nuestros días, pero entre 1800 y 1900, en el planeta pasamos de 1.000 millones a 2.000 millones (en España de unos 10 millones a 18 millones en 1900), ahora somos casi 8.000 millones (en España 46,5 millones), y la evolución es que un siglo, no crezcamos como hemos visto antes unos 1.000 millones, sino que el crecimiento crecerá hasta los 11.000 millones o mayor. Añadamos que el trabajo, no es el mismo, con la apertura al exterior de empresas y países, esto hace que nuestro competidor no sea el vecino de enfrente, sino el mundo entero, el avance tecnológico (robótica, IA,…), desaparecerán muchos trabajos y aparecerán otros nuevos y todo esto añadimos el envejecimiento de la población. Todo ello, hace que de una vez por todas seamos conscientes de la nueva realidad.

España será el segundo país más envejecido del mundo detrás de Japón. ¿debemos prepararnos para más de 50 años de vida laboral? El aumento de la esperanza de vida exige incorporar un concepto mucho más flexible de edad laboral, para sostener las pensiones, pero es que además se une la ausencia de una generación de reemplazo. El actual mercado laboral, pronostica un grave problema para los mayores de 45 años y se augura una tasa alta de paro para esta franja de edad en España, en los próximos años y su renganche al mercado laboral.

La nueva era digital hará desaparecer profesiones de baja cualificación, pero creará otras nuevas, aun incluso, por descubrir. Las cifras hablan por si solas, el 47% del empleo actual desaparecerá en dos décadas.

El profesional ya no debe pensar en entrar en una empresa y jubilarse, sino en un proyecto. Habrá nuevas estructuras que permiten pasar de un modelo jerárquico a otro propio de “start up”.

Los expertos señalan que los empleados deberán reinventarse una y otra vez si no quieren quedarse por el camino, por lo que la formación continua será esencial para no quedarse obsoletos, además de la flexibilidad y la capacidad de adaptación. Además, el número de asalariados disminuirá con el paso de los años mientras aumentará el de ‘freelance’ o colaboradores. Según un estudio de la red social profesional LinkedIn, este colectivo de mano de obra en EEUU, llegará al 43% en 2020.

La formación continua, además, «ya no valdrá con tener una formación, sino que será necesario adquirir nuevas capacidades cada pocos años, y desarrollar habilidades interpersonales como la gestión de riesgos, el liderazgo o la inteligencia emocional», sobre el impacto de las tecnologías, la automatización y el futuro del mercado laboral. Con la sustitución por robots de los trabajadores dedicados a tareas más rutinarias, se incrementará el valor de los profesionales más resolutivos, creativos y con mayores capacidades de liderazgo.

Son varios los cambios que se prevén para el futuro laboral, habrá un aumento de la demanda de trabajadores cualificados, con unas competencias técnicas y transversales que les permitan adaptarse a los diferentes tipos de trabajo y a las demandas de cada sector.

https://elpais.com/economia/2016/05/20/actualidad/1463769085_077235.html

También se producirán cambios en las formas de trabajar, los tipos de trabajos y las características que tendrán que tener los trabajadores. Algunos de estos cambios ya se están empezando a ver en algunas empresas.

Las empresas buscarán a los trabajadores que mejor se ajusten con cada puesto de trabajo, teniendo en cuenta su perfil profesional y ofrecerán diferentes tipos de contratos que respondan a sus necesidades. Algunos ejemplos de ellos son:

  • Contrato por proyecto, o también conocido como «on-call-work»: Ese tipo de contrato permite a la empresa contratar a un trabajador para un proyecto determinado, y al trabajador conseguir un elevado grado de especialización en un campo concreto, como también, poder trabajar para varias empresas y conseguir una mayor autonomía en el trabajo.
  • Mini jobs: son contratos de baja remuneración y con un número reducido de horas de trabajo. La calificación para ese tipo de trabajos también es baja. Este tipo de contratos son muy populares en Alemania.
  • Trabajos de fin de semana o otras fórmulas que ayuden a las empresas a gestionar la demanda.

Habrá demanda de trabajadores freelance para desarrollar proyectos específicos, en algunos casos, el trabajo no será presencial, se potenciará el trabajo online, desde la nube. Ello supone una deslocalización del trabajo, y por lo tanto se establece una relación laboral basada en la confianza hacia el trabajador y sobre el rendimiento de éste.

El crowdsourcing, o colaboración abierta distribuida, consiste en plantear problemas a determinados segmentos de la población especializados y recompensar a quienes consigan solucionar esos problemas. Este modelo de producción seguirá en el futuro.

Como vemos ante todo esto, habrá nuevas formas de organizarse y de trabajar:

“Alianzas, asociaciones o participaciones que se basan en el trabajo en equipo, en objetivos y estrategias compartidas”.

El nuevo lugar de trabajo – excelente – “aquel en el que no confía en las personas para las que trabaja, sino que disfruta de ellas y está orgulloso de lo que hace”.

Los nuevos modelos organizativos, con una nueva cultura y nuevos valores:

Entramos en la Holocracia, donde se erradica la burocratización, la lentitud de las tomas de decisiones o la falta de transparencia. Entramos en la autogestión, donde se sabe el objetivo y se organizan de tal forma para alcanzarlo. Un trabajador debe de convertirse en líder, no de poder, sino de cualidades, como el desarrollo de la capacidad de persuasión, unir fuerzas, facilidad de empatizar o de la atención de a las necesidades de los compañeros para hacer equipo. El liderazgo debe de compartirse.

Dichos nuevos modelos organizativos:

  • Las RRSS establecen nuevas relaciones con sus clientes, pero también a nivel interno con los trabajadores.
  • El análisis de datos hará involucrar a toda la empresa en el proceso de análisis.
  • La hiperconectividad: la oportunidad de justificar nuestro trabajo en base a resultados medibles.
  • El enfoque en las personas, siendo el objetivo común la rentabilidad. Fomentando la competencia y habilidades de los trabajadores, creando el mejor entorno para fomentar la creatividad y la eficiencia.
  • La colaboración: la cocreación, compartiendo el conocimiento de forma instantánea. En un entorno donde se colabora, se suman esfuerzos y la gente se motiva para dar lo mejor de sí misma

El modelo de la empresa del futuro (o del ahora):

  • Encontrar una manera de hacer mejor las cosas
  • Admirar a la gente: respeto e integridad
  • Sorprender al cliente con una buena experiencia
  • La generosidad como motor principal

El gran reto de los departamentos de recursos humanos en la era digital será a través de la formación y la selección. No solo es transformación digital, sino un cambio de mentalidad, comportamientos e incluso cultura.

https://www.extremadura.com/agenda/fomento-del-espiritu-emprendedor-y-las-tic-en-la-zona-euroace-badajoz/cartel

Algunas de las características del perfil profesional que deberán tener los trabajadores son:

  • Espíritu emprendedor.
  • Disponibilidad de movilidad profesional.
  • Elevado grado de especialización y competencias técnicas y transversales.
  • Conocimiento de idiomas y manejo de herramientas tecnológicas.
  • Colaboración: la cual significa estar dispuesto a cambiar lo mio porque el otro lo mejora.
  • Empatizar lo que siente la gente
  • Sociabilidad, con capacidad de conquistar otros
  • Creatividad, con capacidad de sorprender, de provocar emociones.
  • Curiosidad, viviendo experiencias distintas
  • Tener capacidad analítica
  • Tener un fuerte compromiso
  • Saber que todo se renueva, pensando cada año en como hacer evolucionar las cosas.

Además, será muy importante crear una marca personal propia y trabajar a fondo la red de contactos (networking).

Como vemos la robotica, la IA, el IoT,…, cambiará el mercado laboral:

Perfiles como: CIO; Web master, Data Scientist, Arquitecto big data, App developer, CRM manager, Social media manager, content manager,…, Trabajadores sociales de redes y psicólogos, expertos en ética científica, nanomédicos, cirujanos de la memoria, fabricantes de órganos, policías del clima son las profesiones del futuro, creador de viajes de realidad aumentada y surgirán otros nuevos, que aún no se han inventado.

Si te interesa profundizar y aprender más sobre la nueva forma del mercado laboral y como va ser el trabajo en el futuro, te aconsejamos que nos sigas y si quieres conocernos, ¡te esperamos!

Miguel Moraleda — CEO Hideo Hub

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *