Hideo Hub

Ufff, ya empezar me cuesta que decir y como decirlo, lo que me motivó a dejarlo todo y dar un nuevo rumbo a mi vida.

Tengo una edad, que para algunos es complicada, cerca de los 50, donde algunos están pensando en prejubilaciones, otros están en procesos de EREs, otros no están contentos con sus trabajos, pero tienen miedo a perderlo, porque entienden que es una edad que te deja fuera del mercado,…., pues yo a esta edad, me considero una persona inquieta e inconformista, donde todavía queda una vida por hacer cosas nuevas y retos que hagan la vida apasionante y para poder recordar.

Tenia un buen puesto de directivo, buen sueldo, estaba todo cubierto, pero llevaba años donde no me sentía cómodo con el entorno profesional que me rodeaba. Personas tóxicas, solo preocupadas en si mismos, con poco interés en aportar a los demás por el bien de todos, poca colaboración, entorno del mercado poco motivado y lleno de incertidumbres y hostilidad, y eso hacía que el esfuerzo por conseguir las cosas fuese máximo y lo peor poco motivante.

Estaba estancado y necesitaba seguir creciendo tanto en lo profesional como en lo personal. Trabajar de manera rutinaria, sin motivaciones, sin metas…. Pero cuando eres emprendedor te transformas en un apasionado de tu idea y, por ello, no te falta ni motivación ni ganas para trabajar en sacarla adelante. Cada día es un reto y una satisfacción personal, ir superando las dificultades, demostrándose a uno mismo su valía y perseverancia.

De este modo, experimentamos un constante y veloz crecimiento tanto personal como profesional.

Por ello, decidí en contra de cualquier “razonamiento lógico”, para muchos, “tirarme a la piscina sin red” y dejarlo todo. Cuando estas en una zona de confort “cómoda”, con familia,…, es poco entendible para muchos mi decisión. Pero como decía, cada uno es su vida y su casuística y porque toma las decisiones que toma, equivocadas o no, son sus decisiones.

Si eres un emprendedor, entonces has escuchado un millón de razones por las que no iniciar tu negocio: es demasiado arriesgado, podrías endeudarte, no dormirás, te quedarás sin vida social, etcétera. Pero a pesar de todas estas incertidumbres, tenía claro que quería dirigir mi rumbo de vida.

Necesitaba hacer cosas diferentes, trabajar con gente buena y buena gente. No quiero tener jefe, tampoco me preocupa ser jefe, solo quiero hacer cosas diferentes, rodeándome de gente que quiera hacer cosas con ilusión, responsabilidad, ética y que quieran compartirlo con otros y con la sociedad. Poner nuestro granito de arena, de hacer un mundo mejor, desde el emprendimiento y la colaboración.

Por eso, me puse a investigar a estudiar y ver por donde ir. No quería montar un negocio sobre todo lo anterior, sino hacer cosas diferentes. Quería buscar cosas, que estuviese relacionado, con mi forma de ver y hacer las cosas, con mi filosofía de vida. Y entonces empecé a ver términos, como economía colaborativa, cocreación, organización exponencial, inteligencia colaborativa, economía azul, intraemprendimiento, sostenibilidad, impacto social, triple balance,…., que encajaba con mi forma de pensar y fomentaba en mi trabajo con mis colaboradores, aunque yo les llamase de otra manera.

Y ¿cómo meter todos esos conceptos en lo que yo quería hacer?

Y por eso surgió Hideo Hub, una empresa con un claro fin de hacer cosas de otra manera y trabajar conjuntamente con personas, empresas, administraciones, en proyectos que generen una forma de hacer diferente y busquen acciones positivas a nuestro entorno.

En anteriores post he hablado de algunos de estos conceptos, pero sobre todo es poder conseguir un equipo. Emprender en solitario no suele ser recomendable y añadiría tampoco saludable. Se precisa de un equipo multidisciplinar formado por personas con diferentes perfiles. En este sentido, muchas veces a lo largo de nuestra vida y carrera profesional nos topamos con personas con las que formamos increíbles equipos y junto a las que consideramos que podemos ser capaces de realizar proyectos con mucho potencial. Aquí nace otra de esas razones que nos pueden llevar a querer emprender, si contamos con un buen equipo humano de calidad, tenemos mucho ganado para conseguir sacar adelante un proyecto emprendedor.

Otra de las razones que me impulsa este camino escogido es: Querer aprender de los demás para mejorar. Quiero aprender tanto del equipo como de los clientes.

Numerar todas las razones, de mi decisión de emprender, es complicado, las puedo resumir en estas:

  1. Una historia para contar: Puedo contar la historia y la mejor parte es que yo decido los capítulos.
  2. 2.Tiempo libre:  Al principio trabajo más que nunca por menos dinero. Pero es mi camino y mi decisión. Y me gusta y me motiva.
  3. Orgullo: De lo que estoy haciendo y construyendo. Conociendo gente que merece la pena, creando proyectos, buscando alianzas,…., cocreando.
  4. Hacer el bien: Ser transparente, confianza, honradez, humildad. Controlo como se deben de hacer las cosas.
  5. Reinvención: da vértigo, algunas veces miedo, pero me encanta. Puedo ser lo que quiera.
  6. Cambiar el mundo: posiblemente de una forma pequeña, pero de una manera correcta.
  7. 7. Crear empleos: No hay nada más satisfactorio que saber que eres responsable del éxito de tus empleados. Tus ideas les ofrecen una oportunidad de aprender y ayudar a alcanzar sus sueños.

Hideo Hub es un entorno donde:

  • Solo hay una manera de que alguien haga algo: que quiera hacerlo
  • Nos interesamos por los demás de un modo sincero.
  • Animamos a los demás a que hablen de sí mismos.
  • Respetamos las ideas de los demás. Intentamos comprender al otro.
  • La crítica no sirve, buscamos el debate constructivo.
  • Hacemos que las ideas de los demás, sean de todos.
  • Admitimos los errores.
  • Hacemos que la gente se sienta importante.

Todo negocio, tiene éxito con la conjunción de ciertos factores alienados para ello, pero uno fundamental es el equipo.  El factor humano en un equipo de trabajo es, sin lugar a duda, el punto de apoyo y la palanca de todos los procesos empresariales. Es el grupo humano (socios, directivos y todos los trabajadores) quien es capaz de darle coherencia al trabajo, usa o no usa la información para tomar decisiones, fomenta o no el espíritu innovador, estudia el mercado y diseña estrategias competitivas.

Existe una manera saludable de enfrentar la vida: aprendiendo día a día de ella y a su vez ejerciendo una adaptación activa al medio. Reconociendo desafíos, oportunidades, amenazas; adaptándonos a ellos en un proceso de cambio permanente en la búsqueda de un cierto equilibrio que nos brinde bienestar.

No existe una receta única, pero sí tener una visión positiva, con pasión, aventura y desafío, es lo que marca la diferencia.

Si te interesa profundizar y aprender más sobre la nueva forma de hacer las cosas, de trabajar y emprender colaborando, te aconsejamos que nos sigas y si quieres conocernos, ¡te esperamos!

By Miguel Moraleda — CEO Hideo Hub

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *